Tras el empate logrado in-extremis el pasado domingo en el Vicente Calderón, el equipo de Mauricio Pellegrino se estrena en casa ante un rival que ganó su partido inaugural

Más de diez años han pasado desde que el Deportivo Alavés disputara su último partido en Primera División. De la forma más cruel, el equipo vitoriano firmó un descenso que le condenó al ostracismo durante un largo tiempo. Renacidos tras visitar las catacumbas del fútbol español, los babazorros vivirán un reestreno más glorioso que nunca en la élite.

En un estadio completamente renovado, los hombres de Mauricio Pellegrino recibirán en la segunda jornada del campeonato (domingo a las 18:15) a un Sporting de Gijón crecido tras su victoria en la fecha inaugural ante el Athletic Club. Mendizorroza espera rozar el lleno para un partido especial, probablemente el más especial de la última década.

En lo deportivo, Pellegrino contará con la baja de Zouhair Feddal, que cayó lesionado el pasado domingo en el Vicente Calderón y permanecerá ausente durante las próximas 6-8 semanas, según confirmó el propio club a lo largo de esta semana. Además, el entrenador argentino admitió en la rueda de prensa de este viernes que habrá cambios con respecto al once que formó en Madrid.

Abelardo podrá contar con todos sus efectivos a excepción de los lesionados Rachid, Ndi y Lora. El croata Duje Cop volverá a ser la referencia en ataque y Víctor Rodríguez y Burgui ejercerán de líderes en el centro del campo, como ya lo hicieran frente al Athletic.

Dos rivales que luchan por un mismo objetivo y que buscan amarrar puntos desde el comienzo del campeonato. Mendizorroza vuelve a vestirse de gala después de diez años. La ocasión lo merece.

[mi][mi]

Related Post

[mi]