La última encuesta CEP posicionó a Giorgio Jackson como el cuarto político mejor evaluado con un 36%, aunque registró una caída de 8 puntos respecto al 44% obtenido en la medición de noviembre del 2015.

En ese periodo destaca la oficialización de Revolución Democrática (RD) como partido político, y la marginación del Mineduc de sus militantes. En entrevista con La Tercera, Jackson analiza el rol de RD, los conflictos dentro de la Nueva Mayoría, y la alternativa que busca consolidar con un frente amplio.

Consultado por la baja en la encuesta CEP, el parlamentario cree que se debe a una mayor conciencia de que está liderando un camino alternativo, por lo que “la aprobación que se muestra ahora la veo como una aprobación más fiel al proyecto que tratamos de transmitir. Pero esto no es como la interpretación de algunos que querían decir que nosotros éramos parte del Gobierno, porque nunca lo fuimos”.     

El ex dirigente estudiantil explicó que como partido no pudieron tener toda la influencia que querían dentro de los proyectos en los cuales estaban interesados. “Que haya servidores públicos que quieran aportar en agendas específicas, como en particular lo hicimos en educación, no quiere decir que podríamos ser los que firman los proyectos y los que toman las decisiones del rumbo de las reformas”, dice. 

Sobre las promesas de campañas de la Presidenta Michelle Bachelet, donde se incluían una serie de reformas y cambios estructurales, el diputado confiesa que “temo que ganaron en varias materias importantes los sectores conservadores”.

Específicamente en materia educativa el diagnóstico de Jackson es duro: “En algunos fracasamos en la posibilidad de incidir, porque hubo otros que ganaron. Y creo que todos quienes hemos sido parte del movimiento estudiantil y queremos transformar el sistema educativo hemos fracasado desde los distintos frentes”, señala. Aunque advierte que “estamos a tiempo” y espera contribuir a que el Gobierno “recapacite”.

Sobre la salida de Revolución Democrática del Mineduc, Jackson explica que se debió “más que por el conservadurismo, por la división, la poca claridad, la poca unidad. Un proyecto que era meramente electoralista y no un proyecto transformador es lo que hace que RD, al constituirse como partido, quiera armar un polo distinto”.

Respecto al vínculo que existió con la Nueva Mayoría cuando el porcentaje de aprobación era alto, a diferencia de lo que ocurre ahora, el parlamentario defiende que “nunca tratamos de venderle la pomada a nadie, siempre fuimos coherentes y dijimos cuáles eran los límites de nuestro accionar. Nunca le prometimos lealtad al gobierno, sino que dijimos ‘estas son las ideas que venimos a defender’”. Y  Agrega que dentro de RD hubo consenso en salir del Mineduc.

Consultado por un posible fracaso de la Nueva Mayoría, Jackson señala que si bien existe un orgullo por haber aprobado proyectos como el fin al sistema binominal, la Ley de inclusión laboral y el Acuerdo de unión civil, “La Nueva Mayoría como proyecto político sí es un fracaso, más allá de los logros que uno le pueda encontrar. Como proyecto político dura cuatro años y ya la mayoría de los actores está diciendo que no quieren volver a ser gobierno. Eso no puede ser considerado un éxito”.

Sobre la Presidenta Michelle Bachelet, advierte que “tiene más ideas transformadoras de las que puede ejecutar. Las pocas veces que he hablado con ella, me da la sensación de que intenta mediar en una bolsa de gatos. Se le hace muy difícil encontrar un punto intermedio en el cual caminar”.

Por último, adelantando las presidenciales, cree que una posible candidatura de Ricardo Lagos “es reflejo de la antirrenovación”, mientras que sobre Alejandro Guillier, el político mejor evaluado en la última CEP, coincide con Gabriel Boric en que “como candidato de la Nueva Mayoría, me parece que sería bastante más de lo mismo (…) dado que no es una persona con tanta experiencia política, el ser el abanderado de la Nueva Mayoría hace que inmediatamente tenga que sucumbir a ese proyecto.

Fuente:T13.cl

Related Post

[mi]