El circuito nocturno, las bandas y los amigos. Esos son los primeros recuerdos de Lisandro Montes, guitarrista de Dorian, cuando le preguntan por Chile. Una de las agrupaciones del indie electrónico más importantes de su país debutó en tierra local en 2012, y a cuatro años de su show en Bar Loreto, los catalanes regresan a nuestro país en un espectáculo de mayor convocatoria este viernes 30 de septiembre en Teatro Cariola.

“Estamos con mucha ilusión y ganas. La primera vez fue una sorpresa porque no esperábamos que nos fuera tan bien. Queríamos volver“, dice el músico a T13.cl.

Pero este reencuentro con el público chileno será diametralmente distinto.

Y no solo por el cambio de recinto, sino porque en estas cuatro temporadas alejada de Sudamérica, la banda —compuesta también por Marc Gili, Belly Hernández, Bart Sanz y Víctor López— publicó tres álbumes: “La velocidad del vacío” (2013), “Diez años y un día” (2015) y “Diez años en un día” (2016). El primero, con material inédito; el segundo, una recopilación con nuevas versiones de los éxitos que marcaron su primera década compositiva; el tercero, las versiones en vivo de su antecesor.

Diez años…’ era un disco que tenía un punto de riesgo, si bien eran canciones que ya todo el mundo conocía, les estábamos dando un nuevo vestido. Era deformarlas y llevarlas a otro terreno, a corrientes musicales que hasta ese momento no eran parte de la paleta sonora que manejáramos”, recuerda Montes.

—¿Cómo fue la incorporación de esos sonidos?

“En los primeros discos había una fuerte base de electrónica. El grupo está acostumbrado a trabajar partiendo de lo electrónico y en el disco anterior fue un poco una apertura hacia otros terrenos. Se incorporaron técnicas nuevas a la hora de grabar baterías y guitarras y en ese disco se abrieron otras posibilidades de grabación para la banda, Luego, con ‘Diez años y un día’ fue algo que nos apetecía mucho, el hecho de tomar estas canciones y sin prejuicios llevarlas hacia otro lado. Nos costó mucho tiempo de trabajo, pero nos hemos quedado muy conformes. Fue un trabajo arduo que nos dio mucho gusto hacer”, expresa el guitarrista.

Con el correr de los años, Dorian afianzó su estatus dentro del circuito musical español. Eso sí, Lisandro Montes asegura que iniciar el proyecto fue un riesgo, “un salto al vacío”.

“La industria de la música independiente todavía era muy precaria, no había un gran público. No teníamos certeza de que nuestra carrera fuera a salir bien“, comenta el músico, añadiendo que el esfuerzo de la banda, como el de varios de sus compatriotas, hizo que la escena creciera y ahora puedan vivir de esto.

Dorian es aún más independiente que antes, porque somos cada vez más autogestionados. Hoy no dependemos de nadie, tenemos el orgullo de seguir teniendo una carrera completamente honesta, ninguna empresa nos puede influir”, cierra el artista.

Fuente:T13.cl

Related Post

[mi]