El copiloto de Avianca sostiene que el piloto del avión de Chapecoense se declaró en emergencia y reportó una falla de total eléctrica.

En las últimas horas, se ha compartido el testimonio de un copiloto de la aerolínea Avianca, que se encontraba en vuelo, junto a su tripulación, esperando la aprobación para aterrizar en el aeropuerto de Rionegro en el momento en el que se accidentó el avión que transportaba a la delegación del Chapecoense.

El copiloto relató todo lo que pudo escuchar en el trágico momento: “Mientras el Viva Colombia aterrizaba, el RJ85 (avión de Lamia que transportaba al Chapecoense) estaba por encima de nosotros, dando vueltas también. Y, de repente, le dijo a la controladora: ‘solicitamos prioridad para proceder a la pista, tenemos problemas de combustible’. Me acuerdo que el comandante dijo: ‘tiene problemas de combustible, ¿y no se va a declarar en emergencia? El ‘man’ (el piloto del avión de Chapecoense), en ese momento, no se declaró en emergencia. Entonces, la controladora le dijo: ‘tenemos un problema en este momento, un avión está aterrizando de emergencia y no se puede proceder’ y él dijo: ‘procedemos, procedemos, tenemos problemas de combustible’ y se metieron para abajo”.

El relato siguió: “La controladora nos metió a otro rumbo y el ‘man’ nos pasó al lado a toda mierda. Entonces, vimos las luces del avión cuando iba abajo. Entonces, cuando empezó a bajar, se declaró en emergencia. Declaró la emergencia de que tenía fallas, de que tenía problemas de combustible. Él sí se declaró en emergencia”. 

“Cuando la controladora le dijo que informe el problema que tenía, el ‘man’ le dijo: ‘¡Ahora tenemos falla total eléctrica, tenemos falla total eléctrica, vectores para proceder a la pista!’. Ante esto, la controladora le dijo que no lo tenía en contacto radar. El ‘man’ decía: ‘¡Ayúda!, ¡Vectores para proceder a la pista!’, ya con una voz desesperada. Y, al fondo, se escuchaba que el comandante decía: ‘¡tren abajo!’. Nosotros nos quedamos callados, callados. Y, entonces, la controladora le dijo: ‘usted se encuentra en el radial 180 con 9.000 pies a 8 millas’, que eso es más o menos el vector más o menos'”. 

Momentos de pura tensión: “Yo me acuerdo que estaba recostado en la mesa, haciendo fuerza, diciendo: ‘dale hijo de puta, háganle, háganle, lleguen’, y yo dije ‘hijo de puta están en el VOR con 9.000 pies, estos manes se van a quebrar el culo’ y el ‘man’: ‘ayúdennos, vectores, vectores para proceder a la pista, vectores’, y ahí se paró la cosa”.

Nadie respondía: “La controladora: ‘responda, responda’. Y se le quebró la voz a la controladora. Se puso super mal. Nosotros nos pusimos a llorar en el avión, nos pusimos remal. Y a uno le toca seguir volando y esa vaina super pesada. Puse a la frecuencia de torre en la dos y, ahí mismo, se escuchaba a la torre llamando a la avión, fuerza aérea se empezó a activar y la controladora llore y llore, y nosotros también llorando”.