En Sudáfrica, un portero le dio el empate a su equipo tras marcar de chilena en la última jugada del partido.

Era el último tiro de esquina del partido y Baroka estaba cayendo en el marcador, por lo que el guardameta Oscarine Masuluke decidió lanzarse al ataque. No lo buscaron a él, pero el arquero rival rechazó y Oscarine se lanzó con todo tras el balón.

La redonda le quedó de espaldas y no era nada cómoda, pero Oscarine dio muestra de su calidad individual y se inventó una chilena espectacular para decretar el empate en el partido.

Como era de esperarse, la afición en el estadio se volvió local. El portero goleador, por su parte, se aventó un bailecito para celebrar la anotación.