El internacional nigeriano está siendo una de las sorpresas de la temporada en la Premier League devolviendo a Antonio Conte la confianza puesta en él



REPORTAJE ESPECIAL
 


Antonio Conte ha logrado encontrar la mejor versión del talentoso Victor Moses para convertirlo poco a poco en uno de los habituales en el Chelsea, tarea que no ha sido ni mucho menos sencilla.

No habla de su vida antes del fútbol, cuando tuvo que buscar asilo en Inglaterra después de que sus padres fueran asesinados en Nigeria cuando tenía 11 años. Después de instalarse en Croydon, en una casa de acogida, comenzó a jugar al fútbol amateur en la Liga Tandridge para el Cosmos 90 FC, donde rápidamente se hizo evidente que era lo suficientemente bueno para convertirse en un profesional.

“Era como Gareth Bale cuando juega con Gales. Sin Bale, Gales es un equipo ordinario, normal, y sin Moses el Cosmos 90 FC era peor de lo normal”, asegura Tony Loizi a Goal, técnico del nigeriano en el equipo.

“Un momento que recuerdo fue cuando Moses encaró a un portero, le metió la pelota entre las piernas, volvió a recoger el balón u volvió a batirle otra vez. El chico estaba llorando mientras lo humillaba. Entonces la madre del niño se acercó y comienzó a darle con el bolso, le dije después, que no importa cuán bueno seas, tienes que ser humilde”.

“Había muchos clubes detrás de él y el Crystal Palace se interesó. Le dije: ‘Mira a Víctor, no hay manera de detenerle’ y le pedí que viniera al Crystal Palace conmigo”.

Moses firmó con el Crystal Palace a los 14 años, después de una temporada a nivel amateur, rechazando antes tanto al Chelsea como al Tottenham, pero ambos clubes volverían a intentar firmarlo después de un sobresaliente periplo por el Wigan. 

El Palace ayudó a Moses firmándolo en una escuela privada llamada Whitgift, para quien Moses logró cinco goles en la victoria final de la FA Youth Cup sobre la escuela de Grimsby.

Fuerte, rápido e inmensamente hábil, hizo su debut profesional a los 16 años, a pesar de tener menos experiencia en la academia de fútbol que sus compañeros de la misma edad. 

Moses odiaba estar en el banquillo o ser una segunnda opción, asi que decidió fichar por el Wigan, donde Roberto Martínez logró sacar sus mejores resultados.

A los 21 años Moses firmó por el Chelsea por unos 12 millones de euros, pero participó únicamente en competiciones coperas, estando por detrás de Oscar, Juan Mata y Eden Hazard.

Después protagonizó algunas cesiones denominadas en algunos casos como un “préstamo desierto”. Primero, fichó por el Liverpool, luego por el Stoke City y, por último, por el West Ham. En la mayoría de ocasiones no llegó a ser titular indiscutible, y Obi Mikel, compañero en el Chelsea, deseó que hubiera seguido allí.

Siempre le decía: ¿A dónde vas? Cada vez que se iba”, dijo Mikel a Goal en septiembre. “Quiero decir que siempre te vas cedido pero, ¿por qué? Quédate aquí y pelea, eres un buen jugador, un joven, rápido, fuerte… ¿Por qué siempre huyes de este club?

De los comentarios de sus compañeros se desprende que Moses, como cualquier jugador, necesita el respaldo completo de su entrenador y eso es lo que está consiguiendo en el Chelsea. Desde los 13 años de edad hasta hoy, a los 25, su talento en bruto nunca ha estado en duda.

Moses llegó al Chelsea para ser el sustituto de Salomon Kalou, quien piensa que su momento de forma no es una sorpresa y que quienes trabajaron con él pensaban que su progreso era inevitable.

“No me sorprende la forma de Moses”, dijo Kalou a Goal. “Nunca tuvo una gran oportunidad como esta antes, nunca tuvo la oportunidad de mostrarse, un jugador grande tiene que tener la oportunidad de jugar siempre”.

“Es difícil mostrar tus habilidades cuando no juegas, y esta temporada ha demostrado la calidad que tiene a este nivel”.

“El Chelsea le ha apoyado mucho esta temporada y es por eso que no me sorprende que vayamos a ver lo mejor de él. Tendrá una gran temporada con una camiseta azul”.

Moses ahora está en el radar del Barcelona gracias a su gran temporada, pero está claro que el Chelsea sabe lo que han conseguido hasta ahora.

Conte alineó a Moses en practicamente todos los partidos de pretemporada, y en varias posiciones, destacando en cada una de ellas. El técnico italiano lo calificó como “increíble” tras el partido de esta campaña ante el Hull, algo que dice mucho del nigeriano.

Moses solo quiere jugar y ayudar al Chelsea, algo que demostró golpeándose el escudo tras anotar el gol de la victoria ante el Tottenham. Ahora ha añadido madurez a su talento natural y está disfrutando de la oportunidad que siempre buscó. 

En la entrevista posterior al partido ante los Spurs dijo que “el Chelsea era su hogar”, y no es difícil ver por qué se siente así.

[mi][mi]

Related Post

[mi]