Tom Parson es piloto de aeronaves Boeing 747 desde hace 25 años y por estos días se encuentra en Chile piloteando el Supertanker, el avión cisterna más grande del mundo.

En entrevista con El Mercurio, el piloto estadounidense concluye: “La situación es muy mala, hay mucho fuego y malas condiciones. Obviamente necesitamos más aviones”.

En ese sentido, advierte que Chile debiera usar una flota de aeronaves de distintos tamaños para combatir de mejor forma los incendios forestales.

“Estuvimos en Israel y en algún minuto ellos tuvieron 1.600 incendios ardiendo (…) En EE.UU. hemos trabajado en temporadas de incendios muy dañinas, pero esta es realmente mala. No vemos esto muy seguido”, señala.

Habitualmente, asegura, las descargas de agua del Supertanker se realizan a 200 metros de altura, sin embargo en Chile se efectúa a 100 metros de altura. Esto, por las características de la emergencia. De todos modos, explica, la geografía chilena no es un impedimento determinante para la aeronave.

De hecho, dice Parson, suelen volar sobre parajes montañosos en California y Colorado.

En esa misma línea, Marcos Valdez, piloto proveniente de Texas, aclara que la mayor dificultad ha sido la escasa visibilidad: “El desafío era la geografía y ahora lo es el clima”.

“La visibilidad es baja y hay mucho humo; cuando hay demasiado no es seguro para ninguna nave”, acota.


[mi][mi]

Related Post

[mi]