El conjunto rojiblanco se deja en Vitoria las pocas opciones que le quedaban de aspirar al campeonato y además deja su cuarta plaza muy expuesta

Puede que haya sido por falta de actitud, por carencia de juego, por tener la mente puesta en la semifinal de la Copa del Rey ante el Barcelona que inicia el próximo miércoles o simplemente porque el Deportivo Alavés ha hecho uno de los mejores partidos de la temporada; pero lo cierto es que el Atlético de Madrid ha sido superado por los vitorianos en todos los aspectos y en todas las líneas.

Así fue el desapercibido partido de Griezmann ante el Alavés

El partido de los rojiblancos ha sido uno de los más desacertados y apáticos de toda la temporada: sin apenas ocasiones de gol, sin fluidez en el juego, sin acierto individual ni colectivo, recibiendo una cantidad enorme de remates y siendo dominado por el Alavés prácticamente durante la totalidad de los noventa minutos. No hay ninguna duda de que el punto logrado por el Atlético de Madrid es oro puro si nos remitimos a lo visto sobre el terreno de juego.

Por si todo esto fuera poco, José María Giménez no ha podido terminar el encuentro por una lesión muscular que además no parece cosa baladí, porque el uruguayo ha dejado el encuentro entre lágrimas, sabiendo que se perderá casi con toda seguridad la semifinal copera. Mientras, Yannick Carrasco, titular hoy, ha sido captado por las cámaras mostrando un enorme enfado tras ser sustituido al inicio de la segunda parte. Mendizorrotza ha pasado a ser para los rojiblancos esa plaza que no quieren ver ni en pintura.

Antoine Griezmann Alaves Atletico Madrid La Liga

Lo único que pueden llevarse a la boca los aficionados rojiblancos -además del milagroso empate conseguido en Vitoria-, es la actuación en la portería de Miguel Ángel Moyà, que supondrá un tremendo empujón moral para enfrentarse al Barcelona en cuatro días. Ideal para el guardameta hacer un papel así en vísperas de un partido tan importante y exigente.

Ni qué decir tiene que el Atlético de Madrid se ha despedido, más si cabe, de la Liga Santander tras no lograr vencer hoy al Alavés, con lo que no le queda más remedio a Diego Pablo Simeone que centrarse tanto en la Copa del Rey como en la Champions League. Todo ello sin descuidar el torneo de la regularidad, pero no para tratar de acercarse al liderato, sino para no dejar escapar una tercera posición que a día de hoy está más lejos de lo esperado y, sobre todo, no descuidar su cuarta plaza, que ahora mismo pende de un hilo con la presión de Real Sociedad y Villarreal.

[mi][mi]

Related Post

[mi]