Sadio Mané fue el único jugador senegalés que falló en la tanda de penales decisiva ante Camerún. Su selección se despidió de la Copa en Cuartos de Final.

De héroe a villano en cosa de días. Fue clave para que Senegal se clasificara a las rondas KO de la Copa Africana de Naciones 2017, pero, en el momento bravo, falló. El jugador del Liverpool pidió ser el quinto en la tanda de penales ante Camerún (Cuartos de Final) y terminó errando ante el arquero Ondoa.

Todos sus compañeros marcaron menos él. Sadio Mané pudo salvarse de ser el señalado si Aboubakar fallaba, pero el ex jugador del Porto marcó su pena máxima y le dio el boleto a las semifinales a la Selección de Camerún. Tras el desenlace de la historia, Mané no pudo evitar romper en llanto.

El resto de jugadores de Senegal trataron de consolarlo, pero era imposible…