El técnico francés se quejó de quienes consideran escasa su sanción de cuatro partidos por conducta inapropiada

Arsene Wenger ironizó sobre las voces que sugirieron que la sanción de cuatro de partidos se quedaba corta tras su conflicto con el cuarto árbitro del partido contra el Burnley.

“No quiero juzgar a los jueces, tengo una sentencia y he decidido no recurrirla para que esto simplemente quede atrás”, comentó en unas declaraciones publicadas por The Guardian.

“A algunos les gustaría que me metieran en la cárcel sin calefacción en pleno invierno, quizás eso sea suficiente para ellos”, añadió, ironizando sobre sus críticos.

[mi][mi]

Related Post

[mi]