El otrora hombre más rico de Brasil, el germano brasilero Eike Batista, fue detenido en el aeropuerto de Galeão en Rio de Janeiro, en el marco de la Operación Lava Jato.

Batista se encontraba hasta ayer en Nueva York y era considerado prófugo por la justicia de su país, pero decidió volver para enfrentar el proceso judicial en su contra. Una vez en suelo carioca fue llevado al Instituto Médico Legal para ser sometido a exámenes antes de quedar preso en la cárcel de Ary Franco en Água Santa, al norte de Rio.

El magnate se limitó a decir que responderá a la justicia como “es su deber” y señaló además que “Mi sentimiento es que tengo que mostrar la realidad. Esta es la hora de pasar las cosas en limpio”.

Batista quedó con orden de arresto luego de que dos acusados del caso se acogieran a la delación compensada, y contaran que él habría pagado $16,5 millones de dólares al ex gobernador de Rio Sergio Cabral, hoy preso, por concepto de “propina”, término usado en Brasil para soborno.

 


[mi][mi]

Related Post

[mi]