Massimiliano Allegri le restó importancia al gesto de Paulo Dybala tras salir de cambio en el duelo de Serie A ante Sassuolo.

Allegri lo sacó del partido de Serie A ante Sassuolo y a Paulo Dybala no le gustó nadita. Al croata Marko Pjaca sí le dio la mano, pero, cuando el entrenador italiano intentó animarlo con un saludo, Paulo Dybala se alejó de la zona y se fue a sentar al banquillo con notorios gestos de molestia.