Desde que el ex Presidente Sebastián Piñera oficializó su postulación presidencial el 21 de marzo, llamó la atención el tono de su discurso inaugural, lleno de mensajes al mundo más conservador, al voto duro y tradicional de derecha, dejando al margen a posibles adherentes de centro, precisamente los que lo llevaron a ganar las elecciones de 2009 y especialmente lo que estimuló los análisis en este sentido fueron los ilustrativos gritos de Viva Chile y Pinochet.

El escritor Matías Rivas, escribió una columna en el que habla de estas controvertidas señales enviadas por el nuevo Piñera de 2017 Ya no es el hombre de centro, ex DC, que condenó a los 'cómplices pasivos e hizo serios esfuerzos por crear una derecha liberal que se entendiera con amplios sectores del espectro político escribió en revista Capital.

Para Rivas este giro de Piñera no se entiende en el contexto de una primaria al interior de la derecha que virtualmente ya puede dar por ganada. Lo que si es más compresible, es que su estrategia pueda estar basada en que van a ir a votar los mismos de siempre;y la Nueva Mayoría no tiene alternativas potentes, menos ahora con la aparición del Frente Amplio, que le restará votos. Si estos cálculos no fallan, Piñera triunfaría por falta de adversarios. En este sentido, no tiene para qué ganarse los votos del centro, es suficiente con los de su sector, afirma Rivas.

Pero el columnista cree que los cálculos efectivamente pueden fallar. Por ejemplo si se complica uno de los procesos judiciales en los que está involucrado él y su familia, o si su idea de eliminar la gratuidad empieza a erosionarlo en los sectores populares beneficiados por esta política, estará en serios problemas para encontrar nuevos aliados y seducir los votos liberales.

Como ejemplo de los nuevos tiempos que corren en la campaña del ex Presidente, Rivas afirma que los gritos que se escucharon a favor de Pinochet en el lanzamiento de su campaña, no fueron suficientemente fustigados por Piñera y los suyos. No los encuentran graves. Tampoco consideran impresentables los dichos homofóbicos y aberrantes de Alejandra Bravo y Jacqueline Van Rysselberghe. Los conflictos de interés son otro flanco que parece tener al piñerismo sin inquietudes, dice

Con todo, no es el cálculo electoral lo que parece más complicado para Piñera. Tampoco los temas valóricos, donde esta nueva postura endurecida contra el aborto, por ejemplo podría quitarle apoyo; sino el hecho de que su verdadera personalidad  ha asomado en esta versión 2017. Matías Rivas consigna que en el nuevo Piñera derechizado vemos una pátina noventera, un anhelo por volver atrás, al antiguo orden, asegura.

Es raro que alguien que promete futuro desee el pasado. Noto que no está en sintonía con las personas. Se le ve más ideologizado que cercano. Le falta piedad para comprender a los que no triunfan, que son la mayoría. Al lado del Luksic tuitero, su perfomance es mala, propia de un tecnócrata sin empatía con los que no piensan como él, agrega.


Related Post

[mi]