AFP

El gobierno del presidente Evo Morales, quien se encuentra en Cuba para una cirugía, denunció un "nuevo ataque que intenta facturar la democracia, desestabilizar al Gobierno del presidente Nicolás Maduro y desconocer la Constitución Venezolana", según un comunicado de la cancillería.

La crisis de Venezuela cruzó nuevas fronteras al asumir el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) las funciones del Parlamento, decisión calificada por su amplia mayoría opositora como "un golpe de Estado".

El izquierdista Morales, en el poder desde 2006, ha sido aliado de Cuba y muy cercano al fallecido presidente venezolano Hugo Chávez, quien fue sucedido por Nicolás Maduro.

"Ese tipo de acciones solamente atentan la unidad de Latinoamérica y El Caribe y responden a intereses extraterritoriales, con claros actos de injerencia que vulneran el derecho internacional y la convivencia pacífica entre países hermanos", agregó la cancillería.

En la noche del miércoles, la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) asumió las funciones del Parlamento, de amplia mayoría opositora. Previamente había retirado la inmunidad parlamentaria a los miembros de la Asamblea Nacional.

Perú fue el primer país de la región en reaccionar ante el gobierno de Nicolás Maduro retirando de "manera definitiva" a su embajador de Venezuela, mientras que Brasil calificó de "ruptura del orden constitucional" lo acontecido en el país caribeño. Chile llamó a su embajador en consulta.

Fuente:T13.cl

Related Post

[mi]