Pasadas poco más de 24 horas de la decisión del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela de suspender de sus funciones al Parlamento –de mayoría opositora-, este viernes un grupo de diputados y venezolanos residentes en Chile hicieron entrega de una carta en la embajada de Venezuela en nuestro país.

En la misiva, firmada por los diputados Jaime Bellolio (UDI), Daniel Farcas (PPD) y Gabriel Silber (DC), declaran “rechazar enérgicamente el quebrantamiento del estado de derecho por parte del presidente Maduro. Por desgracia, Venezuela ha dejado definitivamente de ser una democracia en donde los derechos de las personas y la separación de poderes están garantizados”, sostienen.

A renglón seguido, piden “con urgencia, la búsqueda de una solución pacífica e institucional al conflicto político y social que se vive en el hermano país, buscando las vías democráticas para lograrlo, como son las elecciones populares libres y transparentes, a fin de evitar mayor confrontación y la eventualidad de una salida extraconstitucional con graves consecuencias para la vida futura del país”.

Mary Montesinos, representante de Voluntad Popular, movimiento liderado por el preso político venezolano Leopoldo López, explicó que, tras esta acción, buscan evidenciar que “lo que ha ocurrido en Venezuela es evidentemente un golpe de Estado. Ya teníamos un régimen represor, que violaba derechos humanos y cometía crímenes de lesa humanidad, pero hoy en día se ha quitado la máscara y le ha dicho al mundo que es un régimen dictatorial. Nosotros debemos pronunciarnos, no podemos quedarnos callados y estamos aquí en solidaridad con los parlamentarios venezolanos”, aseveró, añadiendo que temen “que se radicalice la represión”.

A su turno, el diputado Bellolio expresó que “esto hay que decirlo sin ambigüedades: hoy día en Venezuela, lamentablemente, hay una dictadura, y no podemos más que expresar nuestro pesar por el fracaso que eso significa para todos los seres humanos del mundo”. El parlamentario hizo también un llamado al gobierno de Michelle Bachelet para “que no sea blando, que sea claro en que haya un estándar de respeto a los derechos humanos y a la democracia”. Es así como pidió “que no solamente llame a consulta al embajador, sino que lo retire indefinidamente”, y dijo esperar “que la UNASUR y la OEA se pongan firmes y hagan valer, de una vez por todas, la carta democrática que han suscrito los países”.

“A todos aquellos que dicen que alguna vez lucharon contra la dictadura en el país, que se dejen de doble estándar”, aseveró.

En la misma línea, el diputado Silber sostuvo que “venimos a expresar nuestra solidaridad con un pueblo hermano que lo está pasando mal, donde hay escases de alimentos, medicinas, donde no hay respeto por las libertades democráticas, donde se persigue a quien piensa distinto y donde la prensa no puede ejercer su labor con libertad; y lo de ayer fue derechamente un golpe de estado que nosotros con mucha fuerza condenamos”.

“Hay que evaluar incluso declarar al embajador de Venezuela en Chile como persona non grata, ya que no podemos tener a un agente representante de una dictadura como ‘Pedro por su casa’ por nuestro país, como si representara a un país democrático, dándole igual trato que el que se da a las naciones donde se respetan los derechos de las personas y la libertad”, aseveró, añadiendo que citarán a la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara al canciller Heraldo Muñoz, “para saber cuáles son las siguientes acciones que va a tomar el estado de Chile frente a esta situación”.

En tanto, el diputado PPD Daniel Farcas dijo que “sentimos dolor, impotencia y una sensación de amargura. Y lo digo porque conocí a muchos chilenos y chilenas que vivieron su exilio, un país hermano que nos abrió las puertas cuando sufrimos una larga noche de dictadura, cuando sufrimos los rigores de las violaciones a los derechos humanos y fue justamente Venezuela el que albergó a miles y miles de exiliados chilenos”.

“Es por eso que hoy alzamos nuestra voz con mucha fuerza para decirle a nuestro gobierno, a nuestro canciller, para decirle que no es el momento de medias tintas, no es el momento de tener una actitud tibia con un país que no respeta la democracia ni los derechos de sus ciudadanos y, por eso, queremos una respuesta firme y contundente de nuestro canciller y de nuestra Presidenta”, enfatizó.

Laura Liscano, miembro de la comunidad venezolana en Chile, afirmó –en tanto- que “como pueblo venezolano, nosotros tenemos años gritando dictadura, porque en Venezuela hay claros signos de dictadura, violaciones a los derechos humanos, no hay respeto a los poderes del Estado, tenemos un gobierno que se ha perpetuado en el poder violando todo el marco constitucional venezolano. Y hoy, recién, la comunidad internacional está viendo que lo que nosotros denunciábamos hace cuatro años, es una verdad, una verdad que afecta al pueblo venezolano, que ha hecho que miles de venezolanos hayamos abandonado nuestra tierra”.

Tanto los parlamentarios como los representantes de los distintos grupos de apoyo a Venezuela declararon que seguirán desarrollando acciones coordinadas para exigir que se aplique la carta interamericana democrática para enfrentar la situación que afecta hoy día a Venezuela.


Related Post

[mi]