Tras la fallida visita del ministro de Defensa Reymi Ferrerira, diecisiéis familiares de los militares y funcionarios aduaneros presos en Alto Hospicio vendrán a Chile para visitarles este sábado.

Se trata de la primera visita que recibirán los dos soldados bolivianos y siete funcionarios aduaneros detenidos por un presunto robo a un camión, y que se encuentran en prisión preventiva acusados de tenencia y porte ilegal de armas y asalto.

Doce días después de la detención, los familiares intentarán visitar a los imputados que están recluidos en un régimen de reclusión diferenciado, para evitar el contacto con el resto de la población penal.

Asimismo, y tras recomendaciones de las autoridades, intentarán ingresarles ropa y zapatillas que deberán comprar en nuestro país, para evitar problemas y cumplir con las exigencias rutinarias de Gendarmería de Chile para las visitas a los reclusos.

Según publica este viernes diario El Deber de Bolivia, los familiares fueron despedidos desde el aeropuerto internacional de El Alto, en La Paz, por el canciller Fernando Huanacuni, quien les manifestó su respaldo.

Al respecto, el jefe de la diplomacia boliviana, señaló que este “es un tema de Gobierno. Los estamos apoyando. Allá en Iquique les están esperando abogados junto al Vicecónsul y la Vicecanciller”. En ese sentido, el canciller Huanacuni aseguró que “si alguno quiere quedarse, lo vamos apoyar también”.

En entrevista con la radio estatal Red Patria Nueva, Casimiro Tórrez, uno de los padres de los detenidos, el funcionario de la Aduana Nacional Juan José Tórrez, no pudo ocultar su emoción por ver a su hijo. “Yo y mi hija viajamos, quiero ver a mi hijo. Lo extraño mucho”, señaló acongojado.


Related Post

[mi]