Sin duda, WhatsApp se ha convertido, para algunas personas, en una forma indispensable de comunicarse, pero también ha provocado un gran dolor de cabeza a los empleadores. Esto bien lo sabe Sebastián Ferrer, quien decidió tomar una curiosa medida en sus salones de belleza.

Hace unos días, el peluquero contó en el programa “El Interruptor” de Vía X, que en sus salones está prohibido el uso de esta aplicación y, si sus trabajadores eran descubiertos chateando por WhatsApp, eran multados con 10 mil pesos.

Revisa sus declaraciones a partir del minuto 9:15 en el siguiente vídeo: