Marco Enríquez-Ominami manifiestó su convicción para poder llegar a La Moneda, a pesar de los bajos resultados que presenta en las encuestas. Vamos a ganar por la seriedad, lo que decimos lo hacemos, dijo.

Sobre el escenario presidencial, remarcó que la primera vuelta será una gran primaria y somos la candidatura que mejor ha fijado su domicilio en cualquiera de las materias, aunque no descartó posibles conversaciones con otras colectividades.

De hecho, sobre un posible vínculo con la Democracia Cristiana, precisó que espero que su base, su pueblo, le hagan ver a sus dirigentes que los están conduciendo por un camino que va contra el muro. No obstante, indicó que hará todos los esfuerzos para demostrar lo que me une con ellos.

Agregó que tengo matices y diferencias brutales con la DC y el PC, pero creo que cometieron un error al negarse a las primarias. Perfecto: nos vemos en primera vuelta. Pero propongo pactar en estos niveles rápido: programático, con el PC se avanzó. Parlamentario, ojalá resulte, y estamos hablando con otros sectores, consigna La Tercera.

Para reforzar su talante conciliador, incluso admitió que Eduardo Frei y yo fuimos la expresión de una profunda incapacidad de conversar. Hay una escasez de voluntad de entenderse. El mundo progresista se reúne, pero no escucha. El mundo progresista debe entenderse con la Nueva Mayoría, con los varios frentes amplios que hay.

Al ser consultado sobre la baja de Ricardo Lagos tras el apoyo del PS hacia Alejandro Guillier, el líder del PRO reiteró sus discrepancias con el partido político, el cual, según él, privilegió las encuestas.

Es divertido que los partidos lean el diario el día lunes y a partir de una encuesta tomen sus decisiones. Eso le hace mucho daño a la política, afirmó.

 


Related Post

[mi]