En medio de la enorme polémica generada por el millonario desfalco ocurrido al interior de Carabineros, surge una nueva arista que podría sacar a la luz más irregularidades al interior de la institución.

Y es que el diputado UDI Renzo Trisotti ha presentado un oficio de fiscalización por una licitación de equipos destinados al OS-7. Ocurre que el capitán de Iquique, César Figueroa Porras, jefe de análisis criminológico de la Dirección de Análisis Criminal y Drogas en la capital de Tarapacá en 2015, resultó ser cónyuge de María José Zambrano, dueña de la empresa SUGA SPA que se adjudicó una licitación de $18 millones.

El documento indica que a dicha empresa también se le adjudicaron otras cuatro licitaciones que podrían haberse ejecutado a través de tratos directos o licitaciones cerradas.

Es impresentables que licitaciones efectuadas por funcionarios de carabineros sean adjudicadas a la cónyuge encargada de la adjudicación. No descartamos enviar estos antecedentes a la justicia, y lo último que sabemos es que se habría instruido un nuevo sumario administrativo, que habría terminado en la baja de este funcionario dijo Trisotti.


Related Post

[mi]