Durante la PreLibertadores 1999, el 10 del América realizó una de sus celebraciones más peculiares, que le costó quedar fuera de un Mundial.

Cuauhtémoc Blanco es probablemente uno de los mejores jugadores mexicanos de la historia, pero también uno de los más polémicos, a tal grado que un festejo le terminó costando un Mundial.

Todo ocurrió un 29 de septiembre de 1999, cuando América y Atlas chocaron en el Estadio Azteca, por la primera fecha de la PreLibertadores, torneo que se disputaba entre equipos mexicanos y venezolanos por los últimos cupos para la fase de grupos.

En aquel entonces, Cuauhtémoc Blanco era la gran figura de las Águilas, mientras que Ricardo La Volpe era el DT de los rojinegros, equipo que era la sensación del futbol mexicano por su agradable estilo de juego con un plantel plagado de jóvenes.

La relación entre ambos personajes nunca fue buena desde el momento en que ambos coincidieron en el América unos años antes, por lo que había gran morbo en la cancha.