El Municipio de Santiago anunció que presentará una querella por malversación de fondos públicos contra quienes resulten responsables e iniciará un sumario interno por el déficit total que tiene la Dirección de Educación Municipal de Santiago (DEM), que asciende a $21.364 millones.

“Hoy no tengo ningún peso para pagar los sueldos de mayo”, sostuvo al respecto el alcalde Felipe Alessandri a La Tercera.

Una vez asumido como jefe comunal, Alessandri denunció un millonario déficit heredado de la administración de Carolina Tohá (PPD) y anunció una auditoría forense. Esta, arrojó que los fondos destinados a subvenciones públicas -cerca de $11.000 millones- estaban siendo mal utilizados.

Cifra que incluye el Fondo de Apoyo a la Educación Pública (Faep), la Subvención Escolar Preferencial (SEP) y la subvención del Programa de Integración Escolar (PIE), consigna el matutino.

“Esos fondos se destinaron a cualquier cosa, menos a lo que correspondía. Se les pagó a funcionarios y eso no se puede hacer con la SEP y el PIE”, afirmó Alessandri.

“Esta auditoría ha dejado en evidencia una maquinaria muy bien armada para defraudar y que ha llevado a este déficit. No hay registros de que este municipio se haya traspasado en una situación tan precaria. Los colegios están en una situación penitenciaria, en pésimas condiciones”, agregó.

A juicio de Alessandri, la administración de Tohá se convirtió en una caja pagadora.

Respecto a las razones de la deuda, el municipio informó que entre 2012 y 2016 creció la cantidad de funcionarios, provocando un aumento de gastos (de $30.472 millones a $49.329 millones), pero la matrícula bajó un 3,5 por ciento en ese mismo período. ¿Por qué necesitabas más trabajadores si no había más alumnos?”, preguntó el alcalde.

Además, dijo hubo una mala asignación de la carga horaria de profesores. Había docentes que nunca hicieron clases”.

Asimismo, la asistencia cayó, algo directamente relacionado con los paros y tomas, prosiguió el jefe comunal. Según datos del Municipio, el promedio de asistencia cayó de 81,1 por ciento (2012) a 76,2 por ciento (2016). “El Mineduc exige un mínimo de 85% de asistencia. Con cada punto porcentual menos se descuentan cerca de $ 400 millones de la subvención”, declaró el alcalde.

Alessandri anunció que este jueves se reunirá con la subsecretaria de Educación para pedirle que nos encapsulen la deuda del Faep, SEP y PIE, que el Ministerio Público indague ese tema y que nos puedan entregar nuevos fondos. Si no nos ayudan, no hay forma de pagar la educación de Santiago”.

Magdalena Atria, ex directora jurídica, y Alejandra Barra, ex secretaria de planificación de la administración anterior contestaron a Alessandri: “El déficit de la Dirección de Educación fue informado a las nuevas autoridades en el proceso de entrega, otorgando antecedentes detallados de su composición y proponiendo un plan de trabajo para enfrentarlo (…) el déficit alcanzaba la cifra de $ 12.000 millones y no de $ 21.000 millones como se ha dicho ahora. Sabemos su composición y características y disentimos de las cifras que se han entregado. Las hemos examinado y en ellas hay errores ostensibles al considerar como déficit cosas que no lo son y al sobreestimar los ítems deficitarios”.


Related Post

[mi]