Luego que el Municipio de Santiago anunciara que presentará una querella por malversación de fondos públicos contra quienes resulten responsables y que iniciará un sumario interno por el déficit total que tiene la Dirección de Educación Municipal de Santiago (DEM) -que asciende a $21.364 millones-, el ex concejal y ex presidente de la Comisión de Educación en la Municipalidad de Santiago, Ismael Calderón, aseguró que el actual alcalde, Felipe Alessandri, está falseando los datos para cubrir las falencias de su propia gestión, al referirse al informe parcial de auditoría dado a conocer ayer.

En la Dirección de Educación de Santiago existe un déficit que fue informado oportunamente al Alcalde Alessandri y su equipo en el proceso de traspaso, no solo planteando el problema, sino que además proponiendo un plan de acción para enfrentarlo. Sin embargo, su gestión ha decidido abultar las cifras de ese déficit y montar una operación política para denostar en lugar de abocarse a la solución del problema, dijo el abogado.

En este sentido, explicó que el déficit es de 12.000 millones y no de 21.000 como se ha dicho, y que sus causas están en el exceso de horas docentes contratadas en los establecimientos, los efectos financieros de los paros y las tomas, y la carga financiera ocasionada por legislaciones que se han aprobado en los últimos años sin solventar los gastos correspondientes.

La administración anterior tomó diversas medidas para enfrentar esta situación y dejó un plan de acción con recursos adicionales y medidas de ahorro que se traducían en un alivio de 7.400 millones de pesos, que fue por lo demás conocido por los concejales en ese momento, entre ellos el propio Alessandri. A ello, la actual administración debería sumar su propia gestión e iniciativa para resolver el resto del déficit, pero vemos que han preferido estar pasivos y dejar que la situación se torne más grave, indicó Calderón.

Cualquier persona con un mínimo de conocimiento de las finanzas en educación se da cuenta que la cifra de 21.000 millones está artificialmente inflada. Ejemplo de ello es que se consideran como déficit los adelantos de subvención, que son un mecanismo legal y regular para financiar cierto tipo de gastos y se agregan como déficit cantidades en que un ítem paga al otro, contando dos veces las mismas sumas, argumentó.

Sin duda es necesario determinar cómo se genera este supuesto déficit, y el ex equipo directivo que acompañó a Carolina Tohá en estos cuatro años aportará los antecedentes que sean necesarios al respecto si les son solicitados, pero no creemos que se planteen problemas de gestión mediante el análisis del último año, como mañosamente se ha planteado. Un estudio serio debe abarcar cuatro años de administración, considerando además las deudas de arrastre provenientes de administraciones anteriores, sostuvo finalmente Calderón.


Related Post

[mi]