Durante la inauguración de la Conferencia Internacional sobre las Relaciones entre la Unión Europea y América Latina, organizado por el Instituto Igualdad y la Fundación Salvador Allende, la Presidenta Michelle Bachelet envió un claro mensaje a la Democracia Cristiana, a solo dos días de su junta nacional en donde definirá si irá a las primarias de la Nueva Mayoría o directo a primera vuelta.

No hay progreso, sin una sólida alianza entre el centro y la izquierda. Nuestra historia reciente es la del entendimiento entre el humanismo socialcristiano y el humanismo socialista, y estoy segura que ese es también el fundamento de nuestro porvenir, dijo la jefa de Estado.

Hace casi tres décadas, iniciamos nuestra marcha para llegar al Chile actual. Si lo primero fue consolidar la democracia y enfrentar la pobreza, el siguiente paso fue sostener, tímidamente al principio, la necesidad de sentar las bases de un sistema de protección social, añadió, haciendo una defensa de la obra de los gobiernos de la Concertación y la Nueva Mayoría.

Y la verdad que se ha requerido mucha energía política para cada avance. Restituimos las confianzas en las relaciones sociales con el Presidente Aylwin; iniciamos la modernización del Estado y expandimos nuestra inserción en el mundo con Frei; dimos garantías en salud y ampliamos la infraestructura con Lagos, reformamos las pensiones en mi primer Gobierno y ahora hemos emprendido cambios estructurales en educación, reformado el sistema tributario, la reforma laboral, iniciado el Proceso Constituyente, y vamos a tratar de hacer una nueva modificación al Sistema de Pensiones enumeró.

Ha costado, y mucho, pero esos cambios llegaron para quedarse. Y es a partir de ellos que podemos imaginar el Chile del futuro y con ello definir las tareas para los siguientes años. Y yo creo que la historia del progresismo chileno es la fuerza de su futuro, recalcó, haciendo una defensa de la obra de los gobiernos de centro izquierda desde el retorno a la democracia.


Related Post

[mi]