AFP

La Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) aseguró que el papa Francisco le expresó en una carta su preocupación por los "muertos, heridos y detenidos" en las protestas contra el gobierno y pidió buscar "soluciones negociadas".

"Dirijo un apremiante llamamiento al gobierno y (…) a la sociedad venezolana para que se evite cualquier ulterior forma de violencia, sean respetados los derechos humanos y se busquen soluciones negociadas a la grave crisis", cita la iglesia al sumo pontífice en un comunicado divulgado este sábado.

Protestas opositoras iniciadas el 1 de abril contra el gobierno de Nicolás Maduro para exigir elecciones generales han dejado 36 muertos y centenares de heridos y detenidos. 

Maduro, que descarta esos comicios, convocó a una Asamblea Nacional Constituyente "popular" que fue rechazada por los obispos por considerarla "peligrosa para la democracia". 

La convocatoria a la Constituyente "ha sido percibida por la inmensa mayoría de la población como una iniciativa divorciada de las urgentes necesidades del país y como un paso más en el socavamiento del Estado Social de Derecho", agregaron los jerarcas católicos.

La iglesia asegura que lo que necesitan los venezolanos es "comida, medicamentos (en grave escasez), libertad, seguridad personal y jurídica, y paz". 

El mandatario, por su parte, sostiene que la Constituyente permitirá "reconciliar al país" y frenar supuestos planes de la oposición para derrocarlo.

La iglesia rechazó además "la naturaleza represiva (del gobierno) mediante la sofocación de la legítima protesta con excesiva e inhumana violencia, generada por los organismos de seguridad del Estado (…) y los grupos armados llamados 'colectivos'", a los que la oposición acusa de estar armados.  

Elías Jaua, presidente de la Comisión Presidencial Constituyente, citó a la oposición para presentarle la propuesta el lunes en el palacio presidencial de Miraflores. 

"No vamos a participar, no vamos a avalar un proceso fraudulento", afirmó el líder opositor Henrique Capriles. 

La oposición rechaza que la mitad de los 500 asambleístas que reformarán la Constitución vayan a ser elegidos por sectores que -afirma- son controlados por el gobierno, y solo la otra mitad se seleccionará en votación municipal. 

"La convocatoria a una Asamblea manejada en sus bases y en la elección de sus miembros por el gobierno, la hace parcial, monocolor y excluyente", expresó en su comunicado la iglesia, que convocó a una jornada nacional de oración el 21 de mayo.  

Fuente:T13.cl

Related Post

[mi]