Con 16 goles en 23 partidos, arrancó su etapa en Boca mejor que cualquiera de los delanteros que llegaron en los últimos años. ¿Será su sucesor?

Martín Palermo se retiró en junio de 2011. El Emperador Falcioni apenas había empezado su efímero reinado en Boca y uno de los más leales vasallos decidía finalizar su carrera. Fueron 236 goles los que se fueron con él aquella fría noche en su La Plata natal en la que el Loco pisó por última vez un campo de juego. Van a pasar de ello ya seis años, cuatro técnicos, tres títulos y una final de Copa Libertadores. Y recién ahora empieza a emerger su reemplazante.

Desde aquel 2-2 ante Gimnasia en el Bosque que significó el último partido oficial como jugador hasta la llegada de Guillermo Barros Schelotto como entrenador, la dirigencia del Xeneize trajo siete nueves: Santiago Silva, Emmanuel Gigliotti, Claudio Riaño, Jonathan Calleri, Andrés Chávez y Daniel Osvaldo. También intentaron ocupar el lugar vacante Lucas Viatri y Nicolás Blandi, surgidos del club. Nueve delanteros -definidos como centrodelanteros- pasaron y se fueron, algunos con pena, otros con gloria.

El décimo, sin embargo, se perfila para ser el definitivo. Darío Benedetto llegó al club de La Ribera a mediados de 2016, justo antes del duelo ante Independiente del Valle. El Mellizo había decidido dejar libre a Osvaldo luego de una polémica en el vestuario tras el cruce de ida ante Nacional por la Copa Libertadores y Carlos Tevez pedía a gritos a un '9'. La solución a todos los problemas llegó con el Pipa.

Y es que el '9' no solo apaciguó el pedido del Apache, que quería jugar unos metros más atrás y no como punta de lanza, sino que sus 16 goles en 23 encuentros le permiten ser y luchar por terminar como el máximo anotador del campeonato, algo que Boca no ostenta desde hace 10 años. Pero hay más, porque semejante actuación a lo largo de esta primera temporada lo deja bien posicionado a la hora de compararse con los otros refuerzos post-Palermo.

Goleadores

Calleri había sido, hasta ahora, el mejor sustituto de Martín, con un promedio de 0,38 goles (23 en 61 cotejos). Detrás suyo aparecen Gigliotti, con un cociente de 0,37 (23 en 62); Silva, con uno de 0,35 (19 en 55); Blandi, con 0,33 (20 en 61); Cháves, con 0,28 (18 en 64); y Viatri, con 0,23 (31 en 133). Benedetto no solo está muy cerca de todos ellos en cuanto a goles totales sino que, lógicamente, los supera ampliamente en cuanto a la media goleadora: tiene un 0,73, que se traduce en un festejo cada 102 minutos (casi uno por partido).

PS

La trayectoria de Palermo consta de once años en el club. El Pipa apenas cumplirá el primero el próximo junio. Todavía ni siquiera pudo jugar un Superclásico. Para poder categorizarlo como su sucesor todavía falta. Mucho. Pero el camino está ahí y él lo está recorriendo.

[mi][mi]

Related Post

[mi]