La directora regional del Sename, María José Montero, confirmó el cierre de la residencia Alihuén ubicada en Buin y ligada  a Coanil, por las denuncias de torturas y maltrato a las personas con discapacidad intelectual internas en el recinto.

Hemos tomado la decisión de dar cierre a la residencia, lo que ha sido comunicado a Coanil hoy en la mañana. Esto se da por los motivos de contenciones mal hechas, que en realidad ni siquiera merecen ese nombre, aseguró Montero, quien además informó que estas personas serán trasladadas a otros recintos.

La decisión se tomó luego de que los hechos quedaran registrados en un video, y que el Instituto de Derechos Humanos presentara una querella y un recurso de amparo en favor de las personas maltratadas.

Los registros audiovisuales entregados muestran el caso de un niño de 17 años, con discapacidad intelectual severa, que es reducido y amarrado boca abajo a una camilla portátil de emergencia, como parte de una contención física realizada al interior de la cabaña 8 de la residencia Alihuén. El joven habría permanecido una hora y media en esta posición, orinándose en sus ropas.

En otro registro de video se muestra a una segunda víctima, de 33 años de edad, que también padece una discapacidad intelectual severa, siendo contenida y amarrada boca abajo a una camilla portátil de emergencia. Las imágenes muestran a lo menos a cinco funcionarios del centro participando en este procedimiento.

En tanto en otro video, se muestra la aplicación del mismo procedimiento a un joven de 23 años, también con discapacidad severa.

En sus presentaciones judiciales, el INDH requiere la urgente intervención de la justicia y del Sename, por la gravedad de los hechos y la indefensión de las víctimas que han sido puestas bajo custodia del Estado como medida de protección.



Related Post

[mi]