El ex teniente coronel (i) de Carabineros Raúl Albayay entregó $70 millones al Ministerio Público antes de su declaración a la fiscalía, el pasado 3 de abril, por el fraude interno en la institución, con la clara intención de que se considerara como una atenuante de reparación del mal causado.

Para su defensa, la medida cautelar de arresto domiciliario total solicitada por el Ministerio Público era muy elevada. Por tal razón, pidió que se decretara arresto nocturno.

Sin embargo, el fiscal Miguel Ángel Orellana entregó a la jueza Marcia Figueroa -del Séptimo Juzgado de Garantía- un antecedente hasta ahora desconocido en la investigación, consigna El Mercurio.

No es que Albayay haya tomado los fondos propios de su cuenta y haya intentado reparar el mal causado. Lo que hizo fue dar una determinada cantidad de dinero que la misma organización le entregó con el objeto de evitar la persecución penal, explicó el persecutor.

Según Orellana, esta operación sería realizada por la cúpula de la organización -en específico, por los comandantes Héctor Nail y Robinson Carvajal- para encapsular las investigaciones. Para evitar que el proceso escalara como escaló (hacia los cabecillas) y, a la vez, al restituir el dinero al fisco, se podría alegar reparación al mal causado, detalló.

Asimismo, dijo que los líderes de la organización ya habían intentado hacer lo mismo con el capitán Felipe Ávila, cuya millonaria transferencia de dinero generó la investigación

A su juicio, la declaración de Albayay es clave para explicar este modo de operar.

Yo le dije que también me pasaran la plata para que la devolviera, pero él (Nail) me exigió que tenía que decir que los depósitos eran un error del sistema. Entonces me pasó un bolso con $70 millones, confesó el oficial en abril.

El dinero que se entregó era de los fondos de esta misma máquina de defraudación de malversación (…) cuando Albayay recibe ese dinero, estaba saliendo, al mismo tiempo, desde otras cuentas (de Carabineros) hacia Nail y Carvajal, indicó Orellana.

Lo que ha ocurrido es que muchas veces, durante esta investigación, hubo acciones tendientes a devolver dinero al sistema de justicia criminal, a la fiscalía, a Carabineros, con el objeto de encapsular el caso. Y ratificó que esto se hacía con más dinero robado, por decirlo de alguna manera, concluyó.

Por su parte, el abogado defensor de Albayay, Emilio Carreño, aseguró en la audiencia: Si mi representado hubiese tenido por objeto encapsular o distorsionar la investigación, de forma alguna podríamos estar sustentando (la petición) en hechos que son la misma declaración y la entrega del dinero.



Related Post

[mi]