Fue importantísimo para que Celta de Vigo llegara a las semifinales de la UEFA Europa League, pero será difícil que sus goles y pases decisivos lo consuelen, cuando recuerde la última pelota que tocó en la competición europea.

Despeje largo, peinada cerca del área, Cabral se la bajó a Beauvue y éste habilitó a Guidetti. Si bien la redonda le quedó un poco atrás, la calidad de John daba para pensar que la podía clavar. Tristemente para su causa y el interés del club de Balaídos, no reaccionó a tiempo y terminó errando.

Tan cerca y tan lejos de la gloria. Una jugada en el agregado que pudo cambiarlo todo…